Llegar a Ses Portes en Ibiza; el senderismo de altura

Ibiza es un lugar de magia mediterránea; a pesar de ser un territorio relativamente pequeño, sus encantos son innumerables y prodigiosos; es así como la extensión de su maravilloso Parque Natural de nombre Ses Salines, proporciona al temporadista recorridos muy agradables.

Senderismo de altura en Ses Portes

Una de las rutas más realizada  por turistas y propios de la isla, es la que proporciona el Parque natural de Ses Salines, en el área sur;  se convierte en una experiencia muy reconfortante; por no tener tramos demasiado tumultuosos; al contrario su dificultad es baja y se adapta a todo tipo de expedicionario.

El trayecto se realiza de manera circular, teniendo una prolongación de 4 kilómetros, el espectáculo que se divisa desde el camino es reconfortante; es así como se pueden ir marcando en el mapa las inigualables calas ocultas y que apenas se asoman de entre las imponentes formaciones rocosas; así como la imponente torre de defensa, Ses Portes, que se muestra esbelta y altiva en esa parte de la costa ibicenca.

Caminar es salud, senderismo es caminar y llenar los ojos y la mente del paisaje de alrededor; de esta manera, solo resta sacar de la maleta o el closet  el atuendo deportivo y salir a practicar un deporte lleno de emociones.

Experimentar un recorrido de altura

La experiencia inicia desde el estacionamiento  de la playa de Ses Salines;  justo en la parte norte, al pasar la valla que marca el límite de entradaa los autos; desde allí parten dos senderos; el indicado es el de la derecha; de ahí en adelante no hay pérdida, solo hay que seguir el camino ya establecido.

El camino lleno de curvas está acompañado de árboles de pinos, las sabinas y matorrales, ambientando y refrescando el recorrido; en el trayecto en que la vegetación no se encuentra se empiezan a visualizar los escenarios naturales así como la prodigiosa torre de Ses Portes; además de que va indicando que se acerca el final de la caminata.

La torre evidencia su construcción de finales de siglo XVI, al igual que la torre de Carregador  que se encuentra un poco más adelante, en la playa d´en Bossa; ambas eran defensa del canal des Freus y resguardaban la zona que pertenecía a las salinas, tesoro económico de entonces.

Panorámicas  y sitios de relax

El camino se muestra sublime al alcanzar la bella panorámica de la fabulosa playa de Es Cavallet; así mismo el delicado perfil de la “ciudad alta” Dalt Vila; junto a Fomentera y los tranquilos islotes que enmarcan el canal des Freus.

Llegado a este punto, el regreso puede ser una difícil decisión, o volver sobre los pasos o continuar bordeando la costa para dirigirse al litoral que enmarca la playa Ses Salines. De aquí en adelante el sendero se ha ido tramando con los caminantes más aventureros; el camino sencillo y divertido, debido a las distintas formaciones originadas en la caliza por la acción del mar.

El placer del descanso

Es oportuno un bañito refrescante  en las insinuantes calitas que van apareciendo a medida que se avanza; muchos esperan el encuentro directo con la perfecta playa Ses Salines, para deleitarse de sus aguas azul turquesa, tranquilas y su arena finísima y dorada bajo el sol.

Ya finalizando la caminata; es el momento del encuentro y de la narración de las experiencias que deja la caminata; todos provistos y bien surtidos, es la hora del picnic, tumbados en la arena; y si se desea algo menos soleado con los pies debajo de una mesa, los sitios más acogedores; Bar San Francisco en la propia carretera de Ses Salines y La Escollera en Es Cavallet; siempre abiertos sin importar la temporada.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.